Primeras impresiones de la cuarta temporada de Black Mirror

A las puertas del estreno de la cuarta temporada de “Black Mirror” y por cortesía de Netflix, hemos tenido ocasión de echarle un ojo a los seis episodios de la serie que componen esta nueva temporada. Una vez más, tenemos ante nosotros historias completamente independientes que nos muestran de forma un tanto extrema y algo retorcida el mundo hacia el que quizás nos dirigimos si hacemos un mal uso de la tecnología. Al tratarse de una serie antológica con episodios que no tienen relación entre ellos, nuestras impresiones se enfocarán en cada uno de ellos por separado, sin spoilers. Así que empezamos.

“Arkangel”

Este primer episodio nos planta ante una madre sobreprotectora que lo único que quiere es cuidar de su hija de la mejor forma posible. A modo de respuesta ante algo que ocurre, se entera de la existencia de un dispositivo que le facilitará la tarea y sin pensárselo dos veces, la protagonista de la historia se mete de lleno en la experiencia. A lo largo del episodio vemos como esa sobreprotección tiene costes importantes y hace mella no solo en la relación entre madre e hija sino en todo lo demás, aunque dar más detalles al respecto es entrar en spoilers.

Abordar algo tan trivial como el amor de una madre y cómo cualquiera de ellas quieren hacerlo lo mejor posible para sus hijos es abordar algo que cada vez es más una realidad. Cualquiera con más de dos o tres décadas a sus espaldas sabe que antes los niños crecían en condiciones que hoy en día serían impensables y que lo de criar a los hijos entre algodones no siempre es la mejor forma de proceder. Entre otras cosas porque varios ya se lo han encontrado de frente. Con esa crítica social de fondo y haciendo uso del habitual juego que brinda la ciencia ficción, el episodio logra abrir el debate sobre dónde están los límites que un padre o una madre debe marcarse a la hora de proteger a sus retoños. Y lo consigue mostrándonos un escenario en el que las consecuencias son quizás previsibles y en el que hubiera sido genial poder ver un poco más allá y conocer la evolución de los personajes. Tal vez podríamos considerarlo una oportunidad perdida en ese sentido, aunque en todo lo demás funciona correctamente.

“Cocodrilo”

En este capítulo la crítica social queda aparcada y la trama deja al margen el aspecto más tecnológico, que sirve tan solo como herramienta para acompañar al arco principal. Aquí lo que tenemos es el relato de cómo un pasado oscuro provocado por una decisión equivocada puede volver para darnos caza y ponerlo todo patas arriba, desatando una espiral de descontrol de esas a las que es difícil ponerles freno. La protagonista de la historia, Mia, ha intentado pasar página tras lo ocurrido años atrás. Y lo ha conseguido hasta que el pasado llama a su puerta. Literalmente.

Comparándolo con los otros seis episodios de la temporada, este podría clasificarse como el más genérico de todos ellos. No destaca por nada en especial, aunque sí logra despertar interés por saber cómo se irá desarrollando todo y en qué acabará. De hecho, aunque uno se lo imagine, los últimos minutos son capaces de hacernos arquear la ceja y poner cara de sorpresa. Los pequeños detalles, podríamos decir.

“Black Museum”

Personalmente, el episodio que más me ha gustado de los seis. Y posiblemente, junto a “U.S.S. Callister”, del que menos cosas se puedan decir sin destripar ninguna sorpresa. La trama nos hace acompañar a una joven que, mientras está de viaje para ver a su familia, para a repostar en un lugar en el que se topa con el Black Museum, un museo repleto de artefactos relacionados con crímenes por el que el dueño le hace una visita mientras le cuenta algunas de las historias. De esta forma, somos testigos a varios sucesos del pasado antes de llegar a la atracción principal del museo… que como podéis imaginar es una sorpresa.

No hay moraleja (o sí, pero no como tal) ni crítica social, pero el no saber hasta dónde quieren llegar es lo que hace que el final merezca mucho la pena. Además, los relatos que nos van contando por el camino se atreven a explorar avances tecnológicos que aunque hoy son impensables tal vez no sean del todo imposibles. Al fin y al cabo, nos movemos por impulsos eléctricos y como especie ya hemos sido capaces de almacenar información en dispositivos del tamaño de un llavero.

De esta temporada, mi preferido.

“Hang the DJ”

Prácticamente desde la llegada de Internet las páginas web y, mucho más recientemente, las aplicaciones para ligar están a la orden del día. En un futuro no muy lejano podríamos encontrarnos con un sistema capaz de predecir en base a gustos y diferentes parámetros cuánto duraremos con nuestra actual pareja. ¿O no? Eso es lo que plantea la serie con este episodio, en el que un sistema se encarga de buscar personas adecuadas la una la para otra y hasta cuándo tendrá validez la relación, ahorrándonos así el proceso de iniciar la relación y de ruptura. Para algunos de los participantes, todo ventajas, aunque hay algo más detrás de todo eso. Los protagonistas de la historia comprobarán en sus propias carnes el funcionamiento del sistema y tendrán que adaptarse a sus reglas sino quieren ser expulsados.

Como reflejo de una sociedad que cada vez más depende de este tipo de aplicaciones para encontrar pareja parece apropiado ir un paso más allá y explorar qué pasaría si estas ganarán en notoriedad y control. ¿Puede el amor ser encontrado en base a cálculos, parámetros y estadísticas, o entran en juego otros factores que para una máquina son imposibles de comprender? El episodio intenta responder a esas preguntas y lo hace jugando con el espectador sin mostrar todas sus cartas hasta el final. A nivel de comparación, es el episodio más ligero y puede que menos consistente de los seis. El final sorprende, pero la revelación con la que acaba puede entenderse como un pequeño truco con el que engañar al espectador. Cuestión de gustos, imagino.

“Cabeza de Metal”

En blanco y negro, ambientado en un mundo apocalíptico y con un toque de supervivencia, “Cabeza de Metal” es irónicamente la nota de color de la temporada por lo diferente que es al resto. La sinopsis que se nos dio, aunque vaga como en el resto de entregas, escondía a propósito varios detalles importantes como la identidad del perseguidor. La tecnología entra en juego y seguro que a más de uno le recuerda a cierta película de ciencia ficción de cierto director en la que cierto personaje perseguía a su presa de forma incansable por muchos obstáculos que se encontrara. Nos falta el contexto para saber el mundo en el que nos encontramos y por qué, pero realmente nos da igual, porque no es necesario para lo que se nos quiere contar y la dinámica de cazador y presa es más que suficiente.

No es todo lo agobiante que podía haber sido, pero sí que logra transmitir esa sensación de tensión y supervivencia que pretende. Desde mi punto de vista, bastante disfrutable y muy curioso por ver de lo que es capaz el perseguidor incansable.

“U.S.S. Callister”

El último episodio que nos ocupa es, tal vez, la gran sorpresa de la temporada. Al ver el material promocional lanzado por Netflix, esperaba una cosa del episodio bastante diferente a lo que es en realidad. No puedo decir mucho más sobre lo que ocurre en el mismo para evitar revelar detalles importantes, así que por el momento os tendréis que contentar con que es un gran homenaje a las series clásicas de Star Trek y que aunque posiblemente era el episodio del que menos esperaba, al final ha resultado ser uno de los que más me ha gustado, seguramente por las expectativas y lo que me he encontrado realmente.

Además, con su duración de una hora y cuarto es casi como una película y se disfruta de principio a fin.

Conclusión

Con una mezcla de estilos y haciendo uso de la crítica al camino hacia el que nos podríamos dirigir como sociedad en algunos casos, la cuarta temporada de “Black Mirror” mantiene el nivel que la ha consagrado como un referente de la televisión británica y en todo el mundo haciendo gala de un buen uso de la tensión, el suspense y la paranoia. Introducir la tecnología como aliada o enemiga según su uso le da a todos los episodios un útil componente de ciencia ficción que los convierte en ese oscuro reflejo de lo que podríamos ser si se nos fuera la mano con ciertos temas o en el destino al que no queremos llegar pese a que muchas veces no hagamos nada para evitarlo.

No hay ningún episodio realmente denso o aburrido, por lo que en general la temporada es bastante disfrutable, y seguimos encontrando elementos de esos que muy de vez en cuando nos invitan a apartar la vista de la pantalla, sobre todo en uno de los episodios. Como siempre, hay de todo y los seguidores más acérrimos de la serie seguramente terminarán la temporada con ganas de más.

Javi García

« »

5 comentarios sobre “Primeras impresiones de la cuarta temporada de Black Mirror

  • 6 diciembre 2017 at 6:29 pm

    He de confesar que tengo unas ganas enormes de ver la nueva temporada, y al igual que las demás, las quiero ver a pelo, sabiendo lo mínimo posible de cada episodio, porque adoro ver con qué me sorprenden con cada historia. San Junípero puso el listón muuuy alto en la temporada pasada y estoy expectante a ver si han sido capaces de superarse.

    En cuanto al avance, no dudo que Javi ha escrito un artículo estupendo, evitando al máximo los espoileres, pero me temo que al igual que con los avances y vídeos, voy a pasar de leer. 🙂

    Respuesta
  • 6 diciembre 2017 at 6:33 pm

    Qué ganas de ver una de mis series siempre recomendadas e imprescindibles para toda persona que me pregunta. La espero con impaciencia.

    Respuesta
  • 6 diciembre 2017 at 7:46 pm

    Si bien hay quien considera que desde que Netflix se encargó a partir de la tercera temporada se ha perdido calidad, agradezco que estén experimentando con tonos y temáticas muy variadas. A lo mejor los capítulos no son redondos, pero por lo menos la premisa potente siempre está ahí.

    Buena reseña. Tengo muchas ganas de ver los nuevos episodios, es una serie top.

    Respuesta
  • 6 diciembre 2017 at 9:53 pm

    Es otra de las “imprescindibles” con la que me debo de poner. Ya sea por redes sociales o mi entorno, que hablan de ella y destacan su calidad.
    Tanto que hacer y que ver, en tan poco tiempo…

    Respuesta
  • 7 diciembre 2017 at 2:29 am

    Al igual y como comentan arriba. Quisiera ver los nuevos episodios sabiendo lo más mínimo. Es que lo fascinante de esta serie es que cada episodio tiene sus sorpresitas guardadas. Quizás el 99% de los episodios tienen un final malo para el protagonista principal, pero de vez en cuando hay un final "feliz" por así decirlo. Así que una vez terminado los episodios, entro a la página para dejar mi impresión 😀

    Respuesta

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las etiquetas [b][/b], [i][/i], [img][/img], [spoiler][/spoiler] y [cita][/cita] para el comentario.
Échale un ojo a la normativa aquí.
Nombre * Correo electrónico *

Advertisment ad adsense adlogger