Crítica doble de los seis primeros episodios de Marvel’s The Punisher

A pocos días del estreno de la primera temporada de “Marvel’s The Punisher”, por cortesía de Netflix, tenemos la oportunidad de compartir con vosotros nuestras primeras impresiones de los seis primeros episodios de la serie (del total de 13). La primera temporada estará disponible en la plataforma de forma íntegra a partir del viernes, pero si no podéis esperar o queréis conocer qué es lo que nos encontraremos con el regreso de Frank, seguid leyendo.

Bienvenido a casa, Frank; por Von Doom

Tras mucha incertidumbre sobre la fecha de estreno y la polémica retirada de su panel en la NYCC cuando aún estaba reciente el atentado de las Vegas, esta semana nos llega “Marvel’s The Punisher”, cerrando el 2017 de Marvel-Netflix con la primera serie que no estaba prevista al inicio del acuerdo entre ambas compañías. La buena recepción del personaje en la segunda temporada de Daredevil (el arco inicial de 4 capítulos me parece una joya) y el que la historia de Frank Castle quedase deliberadamente con muchos cabos por atar dejaba en bandeja la posibilidad de hacer un spin-off.

Debo decir que tenía bastantes reservas con este proyecto. En primer lugar, aunque en los cómics ha tenido grandes etapas, muchos guionistas han pasado un mal trago escribiéndolo o directamente no sabían que hacer con él. El hecho de no tener poderes, ir sin disfraz y matar sin pestañear a criminales ya le coloca en una situación delicada a la hora de caracterizarlo como héroe. Además existe un problema de base: ¿Acaso amenazas como pederastas, violadores o mafias que trafican con drogas y personas no son dignas de la atención de otros héroes? Y si en el universo Marvel existen multitud de justicieros superpoderosos, ¿por qué no detienen a un asesino de masas como Frank Castle? ¿Es que aprueban lo que hace? Garth Ennis solucionó ese dilema de un plumazo en su serie Punisher MAX, donde colocaba a Frank en un universo sin poderes ni pijamas, enfrentándose a problemas muy similares a los que vemos cada día en el telediario.

Mi segundo miedo tenía que ver con que pese a que Jon Bernthal interpretó de manera fantástica al personaje en “Marvel’s Daredevil”, comiéndose cada escena en la que salía ¿podría sostener 13 episodios como protagonista? Punisher no trabaja bien en equipo y por lo general trata de pasar desapercibido y establecer los menos lazos posibles con los demás. Si bien en las viñetas podemos ver muy buenas historias donde se dedica a masacrar malos y tener un monólogo interno, repetir ese esquema en pantalla durante varias horas es algo que podría quedarse muy cojo.

¿Cómo han afrontado estos problemas el showrunner Steve Lightfoot (“Hannibal”) y el resto de implicados? Pues básicamente tomándose ciertas licencias, bebiendo mucho de MAX en el sentido de ceñirse al MCU solo en lo estrictamente necesario y como como viene siendo habitual en Netflix, tomándose las cosas con calma para darnos un “Año Uno” de Punisher.

Los seis capítulos que he podido ver me han gustado mucho y no me he aburrido en ningún momento, pero aviso desde ya a quien espere en cada uno de ellos matanzas y acción sin pausa que se va a llevar una decepción (aunque las piezas quedan colocadas para que en la segunda mitad de temporada pueda haber un baño de sangre). Por otra parte, olvidad los elementos superheroícos o fantásticos: al igual que MAX, este Punisher es acción y thriller tradicional, pese a que se sitúe en el MCU y continúe algunas cosas establecidas en “Marvel’s Daredevil”. El piloto es probablemente mi favorito de las series de Netflix, presentando a un Frank dado por muerto que intenta mantener un perfil bajo, algo que obviamente durará muy poco tiempo. A partir de ahí y como ya vimos en los tráilers, se verá en medio de una conspiración que conecta el asesinato de su familia con las altas esferas y sus días sirviendo en el ejército. El haber prescindido de momento del habitual entorno mafioso entiendo que es una forma de innovar y darle un enfoque distinto al de los héroes urbanos del resto de series. Los camellos y matones dejan paso a agentes sin escrúpulos, mercenarios y políticos con mucho que ocultar. El ritmo es lento y pausado pero no hay relleno. En cada episodio se avanza la historia y hay un objetivo claro, desenredando el misterio a la vez que vamos viendo flashbacks.

Aunque de momento no vi mucha, la acción es cruda y muy gráfica, como no podía ser de otra manera. Tanto en el combate cuerpo a cuerpo como con armas esperad sangre, huesos rotos y cabezas volando. No llega al nivel de “Punisher Warzone” (la película de Ray Stevenson) pero está de más decir que no es apta para niños o gente muy sensible.

Paso a comentar los personajes, para mí el punto fuerte de la serie. Jon Bernthal sigue clavando su papel. Aún seguimos empatizando con él cuando vemos que aún le quedan restos de humanidad y una necesidad de conectar con alguien, pero la serie deja bien claro que al igual que en el cómic, la muerte de su familia no hizo más que desencadenar algo que Frank llevaba dentro desde mucho antes (si habéis leído “Punisher: Nacimiento”, probablemente disfrutaréis el episodio 3). Nuestro antihéroe vive permanentemente con la culpa, el odio y las pesadillas; y no le importa caer si se acaba llevando por delante a los que tiene marcados en su lista. Para servir como apoyo emocional de Frank y retomar ciertos aspectos de “Marvel’s Daredevil”, vuelve Karen Page (Deborah Ann Woll) con su buen hacer habitual. Mi secundario favorito es David Lieberman “Micro” (Ebon Moss-Bachrach), cuyo personaje ha sido muy recontextualizado para la serie pero mantiene perfectamente esa dinámica con Frank que recuerda a un matrimonio que lleva muchos años juntos y no se soportan, lo cuál da lugar a momentos de alivio cómico muy bienvenidos. Hablando de matrimonios, también conoceremos a Sarah Lieberman (Jaime Ray Newman), la mujer de Micro. Otro de los grandes aciertos es Billy Russo (Ben Barnes), un ex-compañero del ejército de Frank, actualmente al mando de una empresa de seguridad privada y del cuál no diré nada para aquellos que no sois lectores. Y como villano tenemos a William Rawlings (Paul Schultze), alto mando de la CIA que en la serie por ahora no me dice gran cosa pero si luego resulta ser la mitad de liante que en los cómics, va a ser un antagonista de altura.

Entre los personajes inventados tenemos otro gran fichaje femenino, Dinah Madani (Amber Rose Revah), una fuerte e intrépida agente de Seguridad Nacional cuyas investigaciones se cruzarán en el camino de Castle, y su compañero Sam Stein. También está Lewis, un joven veterano que sufre estrés postraumático y Curtis Hoyle, amigo y confidente de Frank. Todos los personajes secundarios son interesantes a excepción quizá de Lewis, que me resulta algo cargante y protagoniza una subtrama que imagino que cobrará relevancia más adelante pero por ahora no termina de funcionarme.

Hablando del interés o lo que no funciona, algo que quizá pueda echar para atrás a algunos es es el comentario socio-político de la serie y su reflexión sobre los ex-militares, muy en la línea de lo visto en películas como American Sniper: el patriotismo, lo poco valorados que son por sus servicios, lo difícil que resulta reinsertarse en la sociedad, los traumas de la guerra y como a pesar de ello se sienten más vivos y cómodos en combate que enfrentádose a la vida normal etc. Entiendo que a muchos espectadores esos temas les darán absolutamente igual y lo que quieran es solo ver a Punisher, pero pienso que siempre es de agradecer algo de subtexto, especialmente con un protagonista que se mueve en una zona moral tan gris y que toca temas como el control de armas, la escalada de violencia o la lucha contra el terrorismo. La serie se va a ver envuelta en unas polémicas de las que se han librado sus compañeras.

En resumen, muy satisfecho de momento con Punisher. Cambios a la hora de adaptar pero que se sienten orgánicos, una trama conspiranoica más interesante de lo que esperaba y la promesa de acción desenfrenada en los capítulos restantes. Y además siembra cosas para el futuro que de seguir el canon puede dar temporadas muy jugosas.

One batch, two batch, penny and dime, por Javi García

Después de haberlo visto debutar en marzo de 2016, Jon Bernthal regresa una vez más al mundo de Marvel para meterse de nuevo en la piel de Frank Castle / The Punisher, personaje al que ya dio vida como antagonista de la segunda temporada de “Marvel’s Daredevil”, y lo hace para protagonizar la primera propia serie del Castigador. En ella, Marvel y Netflix unen otra vez sus fuerzas para dar forma a un producto que sigue en la línea continuista de las otras series producidas conjuntamente, con sus entornos urbanos y sus tintes de realismo crudo, sin olvidarse de innovar y darnos algo con identidad propia. El resultado final es una serie que se aprovecha del pasado bélico de Frank Castle y que retoma el arco del personaje planteado durante su aparición en la serie del diablo de Hell’s Kitchen. Porque sí, había mucha más tela que cortar.

El primer episodio nos introduce directamente una especie de prólogo que sirve para terminar de cerrar ese arco anterior de forma que Frank pueda intentar pasar página. Y me gustaría remarcar la palabra intentar, porque de verdad lo intenta, pero a veces la vida tiene otros planes. Apenas son unos minutos y a partir de ahí se plantan las bases para los próximos episodios, al estilo Netflix. La trama es pausada pero en todo momento sabe jugar con los tiempos y el ritmo para que el espectador no se aburra ni tenga la impresión de que no ha pasado nada. Más bien es al contrario. La intriga constante sobre lo que nos depararán los próximos minutos, la abrumadora química entre algunos de los personajes o la temática de fondo que se toca de forma tangencial en varios momentos de la trama son puntos interesantes muy a tener en cuenta.

No puedo hablar de la historia en sí para evitar el riesgo de destripar nada de la trama, pero sí que puedo decir que la relación entre Frank y Micro es una de las mejores cosas que le podían haber pasado a la serie. Son la extraña pareja, dos hombres con más semejanzas de las que parecen a simple vista que por azares del destino están condenados a ayudarse mutuamente para salir airosos del lío en el que se encuentran. Y en vez de darnos un súper equipo, lo que tenemos es casi como un matrimonio cansado de convivir, una maravilla de relación que sirve para romper la tensión constante de los episodios y que nos da momentos distendidos para tomar aire y seguir adelante. Es algo que hasta ahora no habíamos tenido en ninguna de las series de Marvel en Netflix y que casa perfectamente con lo que Punisher necesita, tanto a nivel de personaje como a nivel de adaptación y serie.

El resto de personajes cumplen en mayor o menor medida con sus roles y nos dejan algunos momentos memorables, la mayoría de ellos con Pete de por medio (cuando llegue el momento lo entenderéis). Un juego del gato y el ratón constante, las corruptelas y las conspiraciones ayudan mucho a que la trama no se esté quieta y a que los personajes puedan darnos alguna que otra sorpresa, incluso cuando no están implicados directamente en todo eso.

Se han tomado libertades en la adaptación, bastantes, y es posible que a más de un fan acérrimo le chirríen algunos de los cambios que se han hecho, aunque todo forma parte de un plan mayor y según pasan los episodios van entendiéndose algunos de esos cambios. Evidentemente, los más puristas seguirán viendo diferencias respecto al material original, pero no debería suponer un gran problema hacer un esfuerzo para tomar distancia y ver esto como la adaptación que es.

A nivel visual nos encontramos con otra gran diferencia respecto a las otras series, ya que se ha omitido el uso de una paleta de colores propia y se ha optado por centrarse en lo sucio y lo brutal de la guerra y la cruzada de Frank, sin recursos narrativos que se apoyen en el color. Puesto que el resultado es de notable y la brutalidad y los momentos de tensión (e incluso de agobio) quedan bien plasmados, con buen uso de la cámara y otros recursos narrativos, no creo que se eche de menos ese rasgo tan característico de estas series. Además, si tenemos en cuenta que Frank Castle no es un Defensor, razón de más para marcar distancias no solo en su metodología sino también en lo visual.

Y ya que hablamos de rasgos de identidad de las series de Marvel en Netflix, no puede faltar mención a la introducción de la serie. Desde que se estrenó la primera temporada de “Marvel’s Daredevil”, y después con “Marvel’s Jessica Jones”, me fascinaron con lo que hicieron para presentar el primer episodio, rompiendo esquemas y marcando con esas aperturas el tono característico de cada personaje. Aquí eso se mantiene, aunque a mi parecer sin llegar al nivel de impacto de las dos mencionadas, habiendo encontrado la manera de representar al personaje y darle una introducción acorde a lo que es Punisher. De hecho, a diferencia de lo que sí me pasó con “Marvel’s Iron Fist”, que en cada episodio me saltaba la introducción porque me saturaba, aquí la he dejado acabar entera cada vez y eso ya dice mucho de lo que han conseguido.

En definitiva, un acierto por parte de Netflix que, después de haber causado cierta controversia por cómo salió la primera temporada de “Marvel’s Iron Fist” o lo lento del desarrollo de “Marvel’s The Defenders”, vuelve a mostrar que los héroes de Marvel pueden tener futuro dentro de la plataforma y un enorme potencial. “Marvel’s The Punisher” es frenética a su manera, con momentos de ritmos muy variados pero siempre manteniendo en vilo al espectador, incluso cuando la situación es más distendida y uno no sabe si los personajes en escena se darán la mano o se golpearán en la cara. Después de estos seis episodios uno se queda con ganas de más (sobre todo cuando el seis acaba como acaba) y si la otra mitad de la temporada mantiene el nivel o lo supera, Frank Castle puede convertirse en firme candidato para consagrarse como el personaje estrella de Marvel en Netflix. Es lo que pasa cuando un secundario irrumpe como un elefante en una cacharrería y lo hace despertando una enorme simpatía y ganas de que siga reventando cacharros. O lo que haga falta.

Javi García

« »

17 comentarios sobre “Crítica doble de los seis primeros episodios de Marvel’s The Punisher

  • 13 noviembre 2017 at 12:25 pm

    Buenas críticas, me llama que a ambos os haya gustado Micro, así como las referencias a la etapa de Max. Muchas ganas de verla, y la verdad, me gusta que tiren por el lado militar a modo de año uno y que se tomen sus licencias, siempre que estén justificadas en darte algo decente. Ya habrá tiempo de ahondar en las bandas y tal, para más adelante. De hecho, está bien que anden por esos lares para ofrecer para distinguirse un poco de previas adaptaciones.

    Una vez más, buenas críticas. Me habéis convencido.

    Respuesta
    • 13 noviembre 2017 at 12:59 pm

      Parece que no, pero ni hablamos sobre lo que íbamos a escribir ni ninguno leyó lo que escribió el otro antes de terminarlas. Es curioso porque hay un par de cosas que las hemos descrito prácticamente igual.

      Respuesta
      • 13 noviembre 2017 at 1:33 pm

        Estáis bien compenetrados entonces. Que coincidais precisamente en algunos puntos funda aún más lo que puede esperarse de la serie. Así que bien.

        Respuesta
        • 13 noviembre 2017 at 2:19 pm

          La prueba de que hacemos las críticas sin leernos la del otro es que en Ragnarok yo omití una cosa para no hacer spoiler, que resulta que Ratchet había spoileado a su vez en la suya jaja. Creo que le da bastante validez y más credibilidad, porque así no nos sugestionamos. Si que es posible que tenga que ver que en las semanas pasadas Javi y yo comentásemos algunos aspectos cuando la veíamos.

          Por cierto Javi, muy buena crítica y estoy de acuerdo en casi todo. No mencioné nada de la introducción pero a mí también me pareció muy pegadiza (como curiosidad, la única que me saltaba era la de Jessica Jones y eso que visualmente estaba logradísima).

          incluso cuando la situación es más distendida y uno no sabe si los personajes en escena se darán la mano o se golpearán en la cara.

          Muy cierto esto.

          Después de estos seis episodios uno se queda con ganas de más (sobre todo cuando el seis acaba como acaba) y si la otra mitad de la temporada mantiene el nivel o lo supera, Frank Castle puede convertirse en firme candidato para consagrarse como el personaje estrella de Marvel en Netflix. Es lo que pasa cuando un secundario irrumpe como un elefante en una cacharrería y lo hace despertando una enorme simpatía y ganas de que siga reventando cacharros. O lo que haga falta.

          Para algunos va a acabar mal, muy mal…

          Por cierto, no quise extenderme y no voy a hablar de ello para no hacer spoilers, pero me parece muy acertado que ya que se inventan la conspiración con su familia (en el cómic es algo que les pilla en fuego cruzado y fin), la mayoría de los personajes sean también creados para la ocasión. No es fácil empatizar con Frank si simplemente es un asesino, por lo que veo lógico que en esta primera temporada tengamos el arco del Frank Castle humano movido por la venganza.

          Una vez hayamos pasado por eso, ya podremos movernos de un modo más natural hacia el personaje vacío por dentro cuya existencia se reduce a una cruzada sin fin hasta el día que muera, fusilando tal cuál historias de MAX o del 616. Conociendo a Netflix y su costumbre de meter en la segunda mitad a personajes sorpresa (DiamondBack, Davos etc), no descarto que tengamos algún villano sorpresa. Barracuda o "el hombre de piedra" son carne de Netflix.

          Respuesta
          • 13 noviembre 2017 at 4:16 pm

            es que en Ragnarok yo omití una cosa para no hacer spoiler, que resulta que Ratchet había spoileado a su vez en la suya jaja.

            Toma fail xD

  • 13 noviembre 2017 at 1:57 pm

    Parece que va a ser más que simplemente el punisher liándose a tiros con matones.
    Parece que por lo que escribís Netflix nos va a reconquistar y vamos a volver a sentir ese entusiasmo inicial que vivimos con los héroes urbanos televisivos.
    Me llama poderosamente la atención eso que mencionáis de que Frank intentará inicialmente pasar página…

    Respuesta
  • 13 noviembre 2017 at 3:27 pm

    Se dijo que saldría otro "héroe" en la serie. En los episodios que habéis visto ha pasado? Si es así se puede decir si es nuevo o es un defensor?

    Respuesta
  • 13 noviembre 2017 at 4:13 pm

    Me alegro que os haya gustado a los dos. Fantásticas las dos críticas, no negaré que habéis aumentado mis ganas de verla. Apenas conozco al personaje en los comics así que solo espero una serie al nivel de las demás de Marvel-Netflix.

    Respuesta

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las etiquetas [b][/b], [i][/i], [img][/img], [spoiler][/spoiler] y [cita][/cita] para el comentario.
Échale un ojo a la normativa aquí.
Nombre * Correo electrónico *

Advertisment ad adsense adlogger