Entrevista exclusiva con Javier Rodríguez (Segunda parte)

Retomamos la entrevista con el dibujante español Javier Rodríguez para ofreceros la conclusión de la misma. Después de una primera parte en la que nos contó su trayectoria en España y el mercado europeo, su salto a Estados Unidos y su trabajo como colorista en las dos grandes editoriales del cómic de superhéroes, es momento de poner el foco en su labor como dibujante en Marvel. Hablaremos sobre sus obras recientes y el panorama actual de la industria. Vamos con ello:

– Hablemos del que probablemente es el punto de inflexión en tu trayectoria en Marvel: la serie de Spider-Woman de Dennis Hopeless, donde además de colorear también eras el dibujante regular. Ambos hicistéis un lavado de cara total al personaje. ¿Podrías contarnos como surgió el proyecto?

Durante Superior Spider-Man realicé dos annuals y en Marvel estaban contentos conmigo, por lo que me propusieron seguir trabajando en esa oficina y tomar las riendas de la colección de Spider-Woman, que había comenzado con un arco que cerraba subtramas del evento Spider-verse. Spider-Woman es un personaje que me gustaba mucho desde siempre y acepté sin dudarlo. Tengo todos los números de su serie de los 70, que fue la época en la que comencé a leer tebeos.

El caso es que querían aprovechar el final de Spider-verse para empezar nueva etapa en la que entre otras cosas Jessica llevaría un nuevo disfraz y volvería a ser detective privada. Como a mí me gustaba la versión clásica, la verdad es que en un primer momento todo me pareció un handicap y un horror. Sin embargo pronto aprendí que en el mundo de los superhéroes, que en general tienen muchas historias a sus espaldas y llevan décadas haciendo lo mismo, este tipo de cambios son buenos creativamente porque te estimulan muchísimo y te obligan a ponerte las pilas. Ahora resulta que Jessica tiene una moto, los poderes son mucho más terrenales, no hay sagas cósmicas…y en esa búsqueda entre lo novedoso y mantener la esencia, salió la colección como salió.  Quedé contentísimo del resultado y me lo pasé genial pese a que en su momento tuvo muchas críticas debido a los cambios. Fue un lujo trabajar con Hopeless porque es un guionista que construye muy bien a los personajes y además me permitió seguir trabajando con Álvaro, al que considero una mano más en mi proceso de trabajo y forma de entender los tebeos.

– Decías que la serie recibió críticas un poco duras, pero el tiempo la ha puesto en su lugar y ha acabado siendo una de las colecciones más valoradas de años recientes.

La propuesta era muy sincera. Podía gustar o no, pero no había trampa ni cartón. Queríamos respetar al personaje, a sus secundarios y construir para Jessica una universo rico hasta donde nos dejasen. En definitiva, que fuese una buena experiencia para el lector.

– Muchos lectores se anclan en el pasado y les cuesta estar abiertos a los cambios. Las quejas hacia Marvel están muy presentes últimamente con el tema de fomentar la diversidad racial o que se ceda el testigo a personajes nuevos, pero estas decisiones no son ninguna novedad. Me viene a la cabeza cuando Chris Claremont presentó de golpe en “Segunda Génesis” a la nueva formación de la Patrulla X: Lobezno, Banshee, Fuego Solar, Tormenta… un grupo muy variopinto. Quizá en 20 o 30 años cuando pensemos por ejemplo en “Iron Man”, nos venga a la cabeza Riri Williams en lugar de Tony Stark, como sucede en el caso de Linterna Verde con Hal Jordan y Alan Scott.

Exacto, en Marvel los personajes se mantienen durante años pero los cambios siempre han sido clave y una de sus bases. Basta con ver todos los movimientos que ido habiendo en la alineación de los Vengadores. Había épocas en las que decías “este grupo no me gusta nada, prefiero a los clásicos”…pero luego al ponerte a pensar en esos que tú llamabas clásicos te dabas cuenta de que esa formación poco tenía que ver con la de los miembros originales.

Ya digo que no es novedoso que en Marvel se apueste por ir acorde a los tiempos. Tenemos casos como los mutantes sirviendo como una analogía a la lucha por los derechos civiles, cómics de marcado contenido social y político como el Daredevil de Nocenti o el Capitán América de Englehart…y multitud de historias modernas. Me sigue sorprendiendo que la gente se enfade y lo achaque todo a la corrección política o a los “social justice warriors”, especialmente cuando muchas de estas quejas vienen de personas que no leen o no se molestan en comprobar que hay grandísimas series como la de Ms. Marvel (Kamala Khan).

La reacción de “fan traicionado” es el estado natural del fan y algo intrínseco, lo sé porque yo también he estado ahí. Estás emocionalmente muy unido a algo que te gusta y cuando algo cambia comienzas a exagerar la situación y crees que se lo han cargado ya.

– Algo así me pasó con Superior Spiderman. No tenía ninguna información previa y cuando leo el número #700 y veo que Peter muere y Otto se queda con su cuerpo… me pillé tal enfado que empecé a rajar en foros y dejé de leer la serie de golpe. No fue hasta pasados bastantes meses que decidí hacer caso a la gente y darle una oportunidad. Para mi sorpresa no solo resultó ser una etapa muy buena si no que además el personaje salió reforzado.

A mí me pasó un poco igual. Estoy de acuerdo en que salió reforzado y es algo muy curioso. De repente te encontrabas con que el personaje vuelve casi al origen y que Superior Spiderman es quizá lo más parecido a la visión de Ditko en muchos años: volvía a ser un freak y una persona insegura en la que existía una dualidad entre lo que era físicamente y su personalidad. El Doctor Octopus en el cuerpo de Peter era el Peter Parker primigenio; con todas las dudas, su fascinación por la ciencia y su constante deseo de mejorar. “Pero bueno, si soy Spiderman…¿cómo no tengo mejores cosas? ¿Por qué vivo con estas cutreces si tengo una mente privilegiada, un físico hermoso y una capacidad para hacer el bien mucho mayor de lo que estoy haciendo ahora mismo?” Era muy interesante porque encontrabas una regresión a lo que ya se planteaba en el primer número del personaje.

– Esa experiencia me enseñó a ser algo más receptivo a la hora de juzgar con antelación este tipo de experimentos. Es verdad que a veces en ocasiones no salen bien o se dan el batacazo, pero es mejor esperar a leerlo y formarse una opinión en lugar de guiarse por los titulares. Tuvimos un ejemplo bastante reciente con el tema del Capitán América de Nick Spencer y el giro de Hydra, que trajo ríos de tinta cuando aún quedaba toda una historia y sorpresas por mostrarse.

En realidad todo el mundo se beneficia de estas polémicas porque supone publicidad para las editoriales, los medios reciben visitas, se genera debate y los aficionados disfrutan del “juego”. No es algo por lo que se acabe el mundo. Ojalá todos los problemas fuesen eso.

Bueno, perdóname por desviarnos del tema principal. Volvamos a Spider-Woman. Comentabas antes que queríais darle a Jessica un pequeño universo propio, y tengo bastante curiosidad por saber si tuviste que ver con la inclusión en la serie del Duende (Hobgoblin) y sus franquicias de supervillanos, ya que dibujaste su miniserie en el evento Axis.

No, eso fue cosa de Hopeless. La idea inicial es que fuese el supervillano del arco del embarazo, pero no fue posible porque hubo que realizar algunos cambios sobre la marcha y se retrasó. Para cuando me tocaba hacerlo me surgió la oportunidad de irme a “Doctor Extraño y los Hechiceros Supremos” y tuve que dejar a Jessica. Te diré que es algo que hice con todo el dolor de mi corazón porque es una colección que me habría gustado acabar, aunque al menos continué realizando todas las portadas. Me dio pena no participar en el arco del Hobgoblin porque es un personaje que me encanta y al que tengo mucho cariño porque como lector viví en directo su debut y todo el misterio que rodeaba su identidad. En general siempre me ha gustado todo lo relativo a los duendes, no solo el Hobgoblin si no también el Duende Verde, que era el malo en el primer cómic de superhéroes que leí (la muerte de Gwen Stacy).

– Otra cosa que quiero destacar de Spider-Woman es que consiguieseis que un personaje de tercera división como el Puercoespín acabase siendo un secundario tan entrañable.

Sí, lo de Roger es un cúmulo de casualidades. Hopeless me dijo de usar al Puercoespín y yo lo recordaba de una vieja historia del Capitán América y poco más, habiendo olvidado totalmente su aparición en Civil War. El caso es que al ponerme a buscar documentación lo hice con los cómics antiguos en mente, dibujándolo como un malo de James Bond, un soviético con barba y bigote. De repente con el tebeo ya dibujado me doy cuenta de que ese señor estaba muerto y el Puercoespín de Civil War, Roger, era una encarnación nueva (risas). Lo bueno es que a este último nunca nos lo habían mostrado sin máscara, por lo que no sabíamos como era. Y como tampoco lo dibujé exactamente igual que el original en plan señor mayor, pues colaba como un chaval con aspecto hipster.

Más adelante Dennis me dijo que quería mantenerlo en la colección porque le encantaba, y poco a poco fuimos haciendo que evolucionase con los acontecimientos. Fue una pasada porque nadie daba un duro por él y logramos sacar petróleo, que es algo que me gusta mucho. Por ejemplo, aunque Spiderman es din discusión mi personaje favorito de Marvel, poco puedes hacer con él porque ya está todo hecho y tienes además que ser fiel a su tradición. En cambio con personajes como Roger o la propia Jessica hay un margen muy amplio para trabajar.

Otro personaje que me encanta es Ben Urich, en parte porque Born Again es quizá mi cómic favorito. A veces tenía ganas de que saliera más en el tebeo, pero era una colección en la que solo había un personaje principal y estabas manejando a muchos a la vez. Aún así estoy contento porque los hicimos evolucionar un poco a todos. Empezaban siendo de una forma y terminaban de otra, igual que en Daredevil. Dar una evolución a los personajes es un trabajo muy difícil que creo que hay que valorar porque supone un trabajo titánico por parte del guionista, del dibujante…

– En el caso de Jessica pienso que hicistéis un gran trabajo: renovar al personaje, darle nuevas facetas como detective y como madre o ahondar su amistad con Carol; todo ello mezclando acción, humor y momentos emotivos. Mucha gente dice que la industria está en crisis y con falta de ideas, pero yo creo que goza de buena salud y en años recientes ha habido propuestas muy frescas que serían impensables hace tiempo: desde series propias de personajes poco conocidos como Foolkiller a experimentos como la Visión de Tom King. También se está abriendo mucho el mercado para lectoras, eliminando la sexualización que había en muchos personajes femeninos y en definitiva intentando que haya variedad de series para todo tipo de público.

Sí, la Visión de Tom King me encanta y Gabriel Hernández Walta me parece el mayor talento actual en Marvel. Respecto al otro tema, es tan sencillo como que las tendencias van con el tiempo que les toca vivir, y en cada época se llevan o no determinadas cosas. A veces pensamos que cualquier tiempo pasado fue siempre mejor, y no. Por ejemplo, yo en los 80 creía muchísimo y en los 90 algo menos, pero hay muchas cosas que leí de chaval que a día de hoy no volvería a hacerlo. No todo era Watchmen. Hay que editar muchas colecciones y abastecer el catálogo cada mes y no siempre puedes tener perlas, igual que en TV no tenemos continuamente una Mad Men o Breaking Bad.

– Tras Spider-Woman pasas a “Doctor Extraño y los Hechiceros Supremos”, con Robbie Thompson de guionista. Cambio total de registro, viniendo de lo mundano de las historias de Jessica para saltar al lado místico de Marvel y dar rienda suelta a tu imaginación.

Sí, además en medio de una situación un poco terrible porque por los eventos de la serie de Jason Aaron el personaje estaba carente de magia en ese momento. Y como lo nuestro era un spin-off no podíamos alterar eso y tuvimos que trabajar con lo que podíamos.

– Solucionasteis muy bien esa papeleta poniendo como premisa de la serie que para hacer frente a una nueva amenaza, Merlín reclutase a un Stephen en horas bajas junto a un puñado de Hechiceros de varias épocas. Entre los miembros del equipo hay de todo; desde personajes conocidos como Wiccan a otros de nueva creación (Kushala, Nina…) y alguna elección sorprendente como el Isaac Newton de Jonathan Hickman.

Aviso que voy a hacer algún spoiler de la serie. Lo de Newton es algo que yo llevaba fatal, porque cuando Robbie me dijo de meterlo me pareció genial, pero al salir el tema de que era malo me quedé: “¿Qué? ¡Pero si es el científico más importante de la historia de la humanidad!”. Robbie me decía “Bueno bueno, pero en S.H.I.E.L.D. de Hickman era un villano”. Lo que era un horror era la armadura que llevaba puesta. Le pedí a Robbie por activa y por pasiva que por favor se la quitase, y cuando más adelante no la tenía la eché de menos porque ya me había acostumbrado a dibujarla (risas).

¿Alguna inspiración en concreto para los diseños y esas páginas tan psicodélicas?

Una de las cosas que hablé con Robbie durante la ocasión que tuve de conocerlo en persona durante una escala que hizo en Barcelona es que la magia de “efectos especiales”, en el sentido de dibujos espectaculares, ya no sorprenden al lector ahora que el nivel de trabajo es altísimo con tanto coloreado infográfico y técnicas avanzadas. Me parecía mucho más interesante que el propio lenguaje del cómic transmitiera la sensación de magia: viñetas que aparecen y desaparecen, variar las composiciones de página, jugar con siluetas, etc.

Sí, comentaste que te gusta aprovechar las ventajas del cómic como vehículo narrativo. Tanto en Spider-Woman como en la serie del Doctor había muchos recursos de este tipo: cambiar la orientación, que los personajes se salgan de una viñeta a otra, jugar con el blanco de fondo o el espacio negativo… son cosas que la verdad solo suelo verte a ti y quizá a Mike Allred en la Estela Plateada de Dan Slott.

Es que la participación del lector es clave en el cómic porque una parte muy importante de la historieta es como está dibujada. Ya lo comenté antes, pero la manera de lograr esa participación es que entre una imagen y otra el lector sea capaz de llenar lo que hay en medio. El problema más grande que veo actualmente en los cómics (y si me apuras hasta en cine y televisión) es que son excesivamente literarios y se tiene la manía de explicar todo lo que pasa. Hay una sensación genial cuando tú estás participando emocionalmente en la historia que lees y rellenas huecos. Te proyectas en lo que estás leyendo y te metes más. No quiero decir que esa implicación no se produzca cuando la puesta en escena es más literaria, pero en esos casos digamos que la obra va dirigida a un público más general y no hay ese grado de complicidad con el lector.

Por ponerte un ejemplo, en Watchmen hay una escena en la que se aprovecha la plantilla de 9 viñetas para que veamos como el paso del tiempo en una habitación lo marca la iluminación de un neón en la calle. No te lo especifican, pero ves el dibujo y ya tienes la información de que es de noche, que el tiempo pasa en la habitación y que una de las personas que hay dentro no quiere ser descubierta. Si tú en cambio haces un plano general del exterior y dibujas el neón con todos sus detalles, haces una ilustración bellísima pero ya cambias el ritmo de lectura. No hace falta poner un diálogo o un texto de apoyo en plan “estábamos los dos en una habitación y la luz del neón que venía de fuera era un crisol que blabla…”, porque conviertes en literario algo que estabas trabajando con el lenguaje del cómic, y el lector se implica menos. No digo que sea mejor o peor, pero yo prefiero no trabajar así.

– Entiendo, al final estás contando lo mismo pero de una forma mucho más original. Me llamó mucho la atención cuando en el número 10 de Royals hay una ilustración a página completa en la que derriban la nave de los protagonistas y ves una panorámica de como cae mientras los diálogos y unas pequeñas viñetas van dibujadas dentro de la trayectoria. Son detalles que impactan y además se agradecen.

Es lo que a mí me gustaría ver como lector porque ese tipo de cosas me parecen puntazos, pero aparte considero que son herramientas que puedes usar porque el medio te lo permite.

– Obviamente ese tipo de ideas requieren planificación. Cuando por ejemplo Al Ewing en esa serie te pasaba el guión…¿Había muchas notas y estaba perfectamente definido lo que salía en cada viñeta, o se tiraba del “Método Marvel” (usado por Stan Lee y bastante extendido en la editorial) donde se te daban los diálogos y unas ideas generales para que al dibujar las páginas y viñetas te organizases como quisieras?

Cada guionista tiene su método. A menos información que te den, más puedes jugar, pero también te supone más trabajo. Hay mucha gente que dice “oye, yo me levanto por la mañana y al abrir el guión quiero que esté todo todo ahí para ponerme a dibujar sobre blanco, no que me llegue la hora de comer y aún esté pensando en cómo resolver una escena”. Todo es válido. Personalmente creo que cuando se usa el método Marvel clásico, hay que acreditar al dibujante como guionista, porque estás contando la historia. Yo hay casos en los que lo habría hecho, aunque siempre se ha dado la situación de que los propios guionistas lo han comentado en entrevistas o directamente me acreditaron sin problema como narrador, por ejemplo Mark Waid en Daredevil.

Luego hay otros casos donde no es necesario porque simplemente te ciñes a lo que te dan en el guión. Tú trabajo consiste solo en plasmarlo y decidir el ritmo. Por ejemplo, la página doble que comentabas de Royals no era así en el guión ni mucho menos; no se me indicaba que pusiera dos viñetas grandes sobre el fondo y luego una sucesión de viñetas pequeñas dentro de la trayectoria. Ni eso es el trabajo del guionista ni es mi trabajo alejarme de lo que él me pide. Lo que ves en la página contiene todo lo que estaba en el guión, simplemente representado de la forma que yo decido y con el ritmo que marco.

– Imagino que trabajando desde Barcelona, te tocará comunicarte constantemente con los guionistas.

Sí, yo trabajo mucho con layouts. Prefiero que me den todos los textos acabados (aunque entiendo que a veces hay que editarlos después) y los meto en un boceto de la página donde ya ubico los bocadillos y todo. Vamos, que se trata de un boceto bastante detallado que puede leer perfectamente la persona a quien se lo mando para darle luz verde o hacer correcciones.

– Ya que ha surgido el tema hablemos de Royals (en España publicándose como Inhumanos: Familia Real), la serie a la que pasaste después de Doctor Extraño y que supuso otro contraste bastante grande al pasar de una serie mística a otra cósmica con claras influencias de Kirby.

Doctor Extraño no acabé todos los números porque me pasó exactamente lo mismo que en Spider-Woman. Royals es un gran proyecto de ciencia ficción pura y además me encanta como escribe Al Ewing (Loki: Agente de Asgard, Ultimates…). Previamente rechacé un proyecto de Star Wars porque no me veía con suficiente tiempo, pero cuando me llegó esta oferta me sedujo la posibilidad de trabajar en otra oficina con otro editor y otros personajes. La idea de Royals era en principio más ambiciosa: relanzar la serie desde cero, que yo entrase en un arco ya empezado para ir cogiendo ritmo y al acabar ese arco seguiríamos en otros nuevos con los personajes en una nueva situación. Pero tuve la mala suerte de que esto me lo propusieron con mucho tiempo de antelación, con números de Doctor Extraño por acabar, con números de Royals por salir hasta que yo me incorporase….y cuando llegué a la serie ya se había decidido que más adelante se cancelaría. Vamos, que entré con la historia tocada, pero aún así por compromiso con el equipo me apunté a un bombardeo. La historia concluye en el especial Judgement Day (publicado hace poco en USA).

– Bueno, pese a que aterrizases con la serie ya sentenciada, imagino que la pillarías con ganas sabiendo que eres muy fan de Jack Kirby y de Medusa.

Al margen de Spiderman, Medusa es probablemente mi personaje favorito. Aún así es curioso que llegué a Doctor Extraño cuando no tenía poderes y aquí con Inhumanos justo me toca llegar en un pseudo reinicio con un diseño de vestuario que no era mi rollo y con Medusa sin melena (risas). Personalmente habría llevado la historia por otro derrotero pero trabajé con lo que había, que era mucho y bueno. Al final salió una serie muy chula con un poco de elementos clásicos mezclados con muchos nuevos.

– Ewing es uno de los guionistas más prometedores de Marvel y que más han expandido la parcela cósmica, uniéndose a otros grandes nombres como Starlin, Abnett y Lanning o Hickman. No solo bebe de muchas ideas y conceptos de estos autores si no que también crea los suyos propios. ¿Qué tal trabajar con él?

Si Ewing no acaba pegando un pelotazo como guionista será muy injusto porque aparrte de escribir muy bien es una persona encantadora. Por mi trabajo me falta tiempo para poder estar pendiente de todo lo que va saliendo, pero una de las lecturas fijas que tengo son sus Ultimates. Es una serie deliciosa.

– En Royals presentáis a los Progenitores, la raza que creó a los Kree. Es un gran aporte al canon y espero que perdure en el tiempo. Algo que me llamó la atención es la variedad de sus diseños: algunos parecidos a Celestiales, otros con aspecto orgánico, de robot, alienígena…

Bueno, cuando empezamos con los diseños la idea era hacer solo un tipo de Progenitor, pero cuando le mandé a Al una cascada de diseños me dijo “me gustan todos, y con la idea que tengo quizá tendría más sentido utilizar varios porque en el fondo son obreros especializados en distintas tareas”. Creo que aprovechamos básicamente todos los diseños, y espero que en el futuro otros autores puedan seguir desarrollando a esta raza.

Otra cosa que quiero añadir es que yo no había trabajado con grupos hasta Hechiceros Supremos, y ahí me di cuenta de que cuando dibujas a muchos personajes es bueno que se enfrenten a un enemigo grande, porque a nivel de coreografía puedes mostrar un gran despliegue de poderes y ubicar muy bien a todo el mundo sin que parezca que se están pegando a la puerta de una discoteca. Cuando Ewing en Royals me dijo que los Progenitores debían ser “grandes”, de unos 3 metros, yo pensé “esta es la mía, pues ya puestos mejor que sean 30 metros” (risas).

– ¿Qué le dirías a nuestros lectores para animarlos a darle una oportunidad a Royals?

Pues que si les gusta la ciencia ficción fuerte donde los personajes se encuentran con cosas por encima de su comprensión, esta serie podría ser una muy buena opción. Y aunque tú ya lo sabrás porque la has leído, otro de los alicientes que tiene es que desde el principio se avisa que uno de los protagonistas no volverá, y eso pone a los lectores en una situación comprometida a la hora de hacer cábalas y estar con la tensión de si será su personaje favorito u otro.

– Royals ya está dibujada entera y en plena publicación ¿Estás trabajando en algún otro proyecto?

Ahora mismo estoy dibujando las primeras páginas de un proyecto que es secreto pero imagino que se anunciará pronto. Para mí es un regalo, estoy muy contento. Al ser un relanzamiento de una serie antigua no sé si al publicarla empezaremos con un número #1 o si usaremos la numeración original como se está haciendo últimamente en Marvel Legacy.

– ¿Con quién te gustaría trabajar en el futuro? Tanto dentro como fuera de Marvel.

Dentro de Marvel con gente de mi quinta, tipo Aaron o Latour, que me gusta lo que están haciendo. Y ya en general con Kirkman o con algún clásico como Mike Mignola.

– ¿Hay algún personaje o grupo que te gustaría dibujar? Espero que no se trate justo de ese proyecto secreto del que no puedes hablar todavía.

Si me preguntas lo que me gustaría hacer en Marvel, te diría que lo que no estoy haciendo y que es imposible que me den… los 4 Fantásticos. Pero el proyecto que estoy haciendo ahora satisface mucho mi lado fan porque la premisa trata sobre viajes temporales y vamos a tener mucho personaje clásico, otros de nueva creación y distintas versiones alternativas. Me estoy divirtiendo un montón haciendo el primer número.

* Nota: entre la realización de esta entrevista y su publicación, Marvel anunció de manera oficial que este proyecto secreto será el relanzamiento de Exiles, del que ya os hemos hablado en Diario de Atlantis.

– Me imaginaba lo de los 4 Fantásticos porque sé que eres muy fan y me había hecho ilusiones ahora que ya se intuye que volverán próximamente a los cómics. Ojalá más adelante puedas ocuparte de ellos.

Me encantaría, pero yo ahora mismo en el escalafón de Marvel soy dibujante de categoría “B” y aún no puedo aspirar a una serie de tanto caché. Sin lugar a dudas es mi colección favorita de Marvel, especialmente sus 100 primeros números.

– Ewing me parecería una gran opción como guionista. Ahora a ver si funciona bien la serie de Johny y Ben (Marvel Two-in-One) en cuanto a ventas y así tenemos pronto a la familia reunida.

Los 4 Fantásticos tienen que publicarse sí o sí, son demasiado importantes. Está claro que esto es un negocio, pero a veces lo que trasciende de las ventas no se ajusta a la realidad y la rentabilidad del tebeo llega por otro lado como los recopilatorios o las ventas digitales. También hay personajes que quizá en sus series no funcionan muy bien pero luego si que sacan beneficios en productos derivados como animación o merchandising. Como creador no creo que tengas que meterte en esa mentalidad de pensar que lo que te curres una serie va a ir en función de si crees que va a vender mucho o poco. En cualquier caso para mí es un auténtico gustazo trabajar con superhéroes porque he sido muy fan desde siempre y me resulta increíble que me permitan jugar con estos juguetes tan caros. Mi “yo” niño no se lo creería si me viese.

– Hablando de héroes en otros medios ¿eres fan de las películas y series? ¿Cuáles son tus favoritas?

Pues aunque entre el trabajo y ser padre no puedo ir a los estrenos y me toca esperar, si que suelo ver todas y las disfruto, aunque entiendo que son medios totalmente distintos. Para mí una de las mejores del género es Spider-Man 2 de Raimi, y luego hay algunas que me gustan que normalmente a la gente no, como la segunda de Thor o el Hulk de Ang Lee (aunque esta no sea del MCU). Y bueno, las típicas: Soldado de Invierno, Guardianes de la Galaxia… y me sorprendió mucho Ant-Man porque fue muy divertida. Hay que tener presente que al fin y al cabo son películas de lo que son; gente disfrazada con poderes y peleándose, y aunque sin duda puedes hacer grandes historias con ellos a veces basta con que te lo hagan pasar bien. E incluso si luego no te gustan, tampoco es el fin del mundo ni hay que pensar que estarías mejor sin ellas.

– Los 4 Fantásticos es una franquicia a la que habría que hacer justicia porque no han tenido suerte en sus adaptaciones y mucha gente tiene la impresión de que son personajes aburridos o anticuados. Si finalmente se concreta la compra de Fox por parte de Disney es muy probable que les tengamos en el MCU. Pienso que si Marvel Studios tomase como base la etapa de Hickman y se centrasen más en “sci-fi dura + familia” que en la faceta superheroíca como tal, podría ser un bombazo.

Junto a eso que mencionas, para mí una de las claves de los 4 Fantásticos es que desde su nacimiento la figura del científico no es negativa. Veníamos de una tradición en los cómics donde los científicos eran todos villanos, gente que clonaba monstruos o tenía planes para dominar el mundo. De repente los 4 Fantásticos, aunque se mostrase de una manera algo naif o como prefieras decirlo, eran exploradores que viajaban, descubrían cosas y para los que la ciencia era algo muy importante. Pues coge eso y en lugar de hacerlo con la mentalidad de 1963, modernízalo. Todo lo de Hickman y la Fundación Futuro me encantaba.

En fin, con esto acabamos. Muchas gracias por tu tiempo Javier. Desde Diario de Atlantis te deseamos mucho éxito personal y profesional y aquí estaremos siguiendo tus pasos.

Gracias por vuestro interés.

* Con esto termina la nuestra entrevista. Esperamos que lo hayáis disfrutado tanto como nosotros haciéndola. Recordad que podéis seguir a Javier en Twitter (@javiercaster) y en su Flickr https://www.flickr.com/photos/javiersite/

Y por si os interesa, tenéis varios de los cómics en los que ha trabajado como dibujante en la web de Panini:

Von Doom

« »

6 comentarios sobre “Entrevista exclusiva con Javier Rodríguez (Segunda parte)

  • 8 febrero 2018 at 6:03 pm

    Leed la entrevista, gozad con las imágenes y animáos a leer alguna cosa de las que ponemos al final. Javier es un grande.

    Respuesta
  • 8 febrero 2018 at 7:20 pm

    "La reacción de “fan traicionado” es el estado natural del fan y algo intrínseco, lo sé porque yo también he estado ahí. Estás emocionalmente muy unido a algo que te gusta y cuando cambia comienzas a exagerar un poco y creer que se lo han cargado ya."

    "A veces pensamos que cualquier tiempo pasado fue siempre mejor, y no. Por ejemplo, yo en los 80 creía muchísimo y en los 90 algo menos, pero hay muchas cosas que leí de chaval que a día de hoy no volvería a hacerlo. No todo era Watchmen. Hay que editar muchas colecciones y abastecer el catálogo cada mes y no siempre puedes tener perlas, igual que en TV no tenemos continuamente una Mad Men o Breaking Bad."

    Las dos mejores partes de toda la [email protected] entrevista.

    Mola cosa guay toda su visión de llevar más allá del mero dibujo al cómic, y se nota por la serie de los Hechizeros Supremos. Por otro lado, me estáis vendiendo muy bien la de Royals…demasiado bien. Enhorabuena por la entrevista, está muy bien planteada por acercar de manera simple el proceso creativo de estas obras.

    Respuesta
  • 8 febrero 2018 at 8:55 pm

    Felicidades por la magnifica entrevista Von Doom. Es sumamente interesante conocer a fondo como se realizan ciertas cuestiones sobre este mundo.
    Sigan así en Diario, hacen un excelente trabajo cada día, y eso se nota.

    Respuesta

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las etiquetas [b][/b], [i][/i], [img][/img], [spoiler][/spoiler] y [cita][/cita] para el comentario.
Échale un ojo a la normativa aquí.
Nombre * Correo electrónico *

Advertisment ad adsense adlogger